Hola!

Tomé las acuarelas conmigo y paseaba en las montañas, y las montañas paseaban conmigo. Mis ojos captaron las caras, y mis dedos cayeron en pasteles blandos repartiendo felicidad, amor, pasión, libertad, tristeza y el enfado sobre el papel. El olor de la pintura en el taller de arte me llevó de vuelta a donde me sentí que vine. A partir de la energía de colores.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *