¡Ganador del premio especial!

¡Ganador del premio especial en un concurso “Ritin kalne smiltate 2017” en Lituania! El concurso fue dedicado a la escuela de planeadores que funcionó en Nida, Lituania, durante 1923-1939. Todos los planeadores que no aterrizaron con éxito fueron llamados “pepinos” …

El jardín floreciendo

Tomo mi paleta y en pocas horas hay más flores, más setas, más gusanos en el jardín, revelando en cualquier color que deseo ver en el jardín. Los modelos en vivo me rodean y la inspiración huele a la pintura, a la brisa de la ría, al flores de habas, el canto de pelirrojo, y siento que este es el mejor estudio de la pintura! ¿Algún mural vacío alrededor que quiere florecer y olfatear también?

Tiempo para estudio al aire libre!

Y finalmente, llego el momento salir de los jerseys abrigosos y los calcetines de lana y poder abrir mi estudio de arte al aire libre! Aquí estamos observando los arco iris vividos, las puestas del sol ardientes, los gatos vageando en el jardín, las rosas floreciendo, los limones frescos amarillos madurando, los barcos navegando en la Ría, las nubes moviéndose, las montañas verdes – todo en un sitio para una obra creativa para todo el día! Pero hay que tener en cuenta una cosa poderosa – la siesta!..

Practicando paciencia

Pues aquí estamos, en frente de mi caballete, rodeada por los otros muchos caballetes, escuchando los toques del pastel al papel, y muchos pasteles dispersos alrededor. Una sensación de cosquillas y algo brillante bailando adentro. Cuando termino el trabajo, estas partículas coloridas están por todas partes, en mi ropa, mi cabello, mi té, mis mejillas, mi nariz, mis uñas, mis palmas, como si esto seria una parte del ritual de interconexión con mi modelo. Lo mejor de esta práctica es el aprendizaje de la paciencia. Sin velocidad, sin trazos expresivos, sin colores brillantes o tonos intensos. Todo tiene que unificarse. No es una tarea fácil para una personalidad vibrante 🙂

Un poco de iluminación

Estuve esperando mucho tiempo ver mi sueño convertirse en realidad y al final estoy aquí, en la Escuela Municipal de Artes y Oficios en Vigo! Vivaaaa!

No hay ninguna cosa en todo el día que me dibuja una sonrisa tan amplia como entrar en el estudio de arte y ponerme mi mandil y poder sumergirme por algunas horas en el olor de la pintura, el sonido del lápiz sobre el papel y la imagen del modelo, el cuál se transforma desde un objecto estático y empieza a tener lineas, tonos, volumen sobre el papel blanco, y empieza a vibrar con su energía, y a tener su historia de existencia. Lo mejor de todo es saber que después de esas pocas horas allí vendrá otro encuentro con ése mundo colorido…

Ahora pongo mis manos a la obra y espero dispersar mis colores al aire libre cuando el sol vuelva a la costa nublada de Galicia!

 

 

Hola!

Tomé las acuarelas conmigo y paseaba en las montañas, y las montañas paseaban conmigo. Mis ojos captaron las caras, y mis dedos cayeron en pasteles blandos repartiendo felicidad, amor, pasión, libertad, tristeza y el enfado sobre el papel. El olor de la pintura en el taller de arte me llevó de vuelta a donde me sentí que vine. A partir de la energía de colores.